31 de julio de 2013

La princesa que perdía la pinza... por un mojito cubano!


Poldi era una princesa inteligente y hermosa,    Su pelo de unos tonos rojizos que relucían al sol de la mañana, era tan largo tan largo, taaan largo,  que le llegaba hasta el suelo. 
Como no podía ser de otra manera, tenía una bruja mala por madrastra, pues se pasaba todo el día intentando cortar su larga cabellera  :(

Pero lo cierto, es que Poldi  no era una verdadera princesa y su madrastra no era tan mala como la pintan los cuentos, no!  
Su madrastra era una buena mujer, preocupada  por el bienestar de la pequeña Poldi, pues pensaba que llevar el cabello de esas dimensiones no era ni práctico ni higiénico.  
Y es que, esa melena tan larga recogía toda clase de porquerías del suelo: las plumas perdidas de un avecilla en vuelo, ramitas secas del jardín, pelos de zorrillo, caca seca de gatos mugrientos,  papelillos de caramelo... De verdad, era un asco llevar el pelo así de largo!

- Poldi, cariño ven a cortarte el pelo que estarás mejor,  decía su madrastra

- Que noooooooo!,  no quiero cortar mi pelo!!  Asi me gusta, como la Barbi y las princesas de los cuentos!  decía la creída princesitaa....

- Pero Poldi, cariño, que vas barriendo por donde pasas, hija!

Pero Poldi se negaba aceptar que su melena fuera una fregona de lo mas guarra!   -La Barbi lo tiene igual....!!!  decia la testaruda.   Hasta que un buen día y cansada de tanta malcriadez,  su madrastra  le dijo con autoridad... 

-Te sientas aquí, que te corto el pelo!  Poldi gemía con un cabreo fenomenal. 
 -Ya verás que bien quedarás con el pelo corto, ya no se enrredará y estarás fresca, oyes.  Te lo dejaré fenomenal!   le consolaba cariñosamente.

Y así fué.  Le quedó una preciosa melena al hombro, limpia, fuerte y reluciente.  Vamos, la envidia de cualquier princesa, seguro!
Pero Poldi solo pensaba en su desgracia y la supuesta maldad de su madrastra.  Sin siquiera mirarse al espejo, salió llorando como loca hasta que se adentró en el bosque, corrió y corrió, tropezó y cayó sobre un viejo tronco.  Allí quedó llorando durante horas.
- Buuuuuuuh, buuuuuuuh, oh! que desgracia la mía, buuuuuuuh buuuuuh

En eso, un apuesto caballero que andaba por el bosque, escuchó el llanto. 
- Quién llora desconsoladamente?, preguntó mientras buscaba el origen del desdichado lamento
-Buuuuuuh, ooh, buuuuuuh, buuuuh buuh.

Al ver tan tierna criatura desconsolada y de limpia cabellera rojiza,  le preguntó enternecido ...   
-Que te pasa hermosa mía, estás bien? Necesitas ayuda?
- Es que me he perdido en este bosque y no sé como llegar a casa, buuuuuuuh, buuuh, gemía la pequeña Poldi

Ni corto ni perezoso, el fornido caballero la tomó en brazos hasta su caballo, decidido a encontrar juntos el camino devuelta a casa...  
Cuándo a unos pocos pasos,   -¡¡Pero... cómo es posible?!!  ya estaban allí, en la casa!     :-O

Resulta que la muy tontina estaba perdida en el patio de su casa, el fornido caballero no era otro que Titus, su hermano mayor y ahora sí que tenía una cabellera preciosa!   
Y es queee... a esta chica  tan guapa y lista, ver tanta pelicula de Barbi princesa... Hummmj   ¡Que de vez en cuando pierde la pinza!!!  

Bueno, como hacía taaanto calor, su hermano Titus (que era todo un caballero), la consoló preparándole un mojito, siii,  un mojito digno de príncipes, princesas, críos comunes... y abstemios!  Sin alcohol, claro!

Lo hizo así... 
Tomó del patio una rama de Menta, apartó unas hojitas extra para decorar.  Sacó de la nevera refresco tipo Sprite o 7up
Extrajo el zumo de 4 limones.  Cortó  un limón  en rodajitas para decorar.  Buscó azúcar moreno de caña, suficiente para el gusto de la pequeña y bastante hielo,  que hace mucho calor!!

Entónces en un tamiz, mortero, pilón o taza de desayuno, machacó las hojas de menta con el azúcar, y apartó.
En vasos de colores, repartió a partes iguales el majado de menta, puso el zumo de limón, el hielo y completó con el refresco.   Mezcló con una varilla.  Y decoró especialmente para el gusto de Poldi, con rodajas de limón y hojitas de menta

Cómo lo disfrutaron! a Poldi se le fué el cabreo como se pasan los calores del verano.  Y agradecida a su madrastra por el hermoso corte que, que no solo le sentaba fenomenal, pero también le aliviaba de los calores de la temporada.


Para los mayores, madrastas buenas y malas, que prefieran el Mojito tradicional, Pinchad aquí  x-D


Con esta receta participo en el Concurso Recetas con Cuento de Pirex  Click en el logo
Concurso Recetas de Cuento de Pyrex

9 comentarios:

  1. precioso!!!
    me encanta, trataré de recordarlo para contárselo a una hiita pequeñita que tengo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Begoña, tu comentario me hacen sonreir :)

      Eliminar
  2. Me encanto la idea! Sabe vecina que traje peppermint de Pennsilvania el año pasado y tengo una maceta toda brotada. Ya era hora de que le diera uso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabe vecino, manos a la menta! x-D

      Si la Souschef prefiere el de las malas madrastras, que me avise... Yo invito! :D

      Eliminar
  3. Que historia mas graciosa y bonita!! :D
    Me ha gustado mucho y a mi niña también. Haremos el mojito de princesas, para mi el de la madrastra mala, jajaja :P

    Gracias de parte de las dos.

    Ruth

    ResponderEliminar
  4. Que bien! Yo no bebo alcohol, para mi un vaso para históricas, que ya no soy princesa.

    ResponderEliminar
  5. Excelente pagina...se la mostrare a mi esposa pues le gusta cocinarme los domingos platos especiales para mi, como un cocido de lentejas con longaniza y un poco de costillitas ahumadas... :) con arroz blanco...gracias cocco...!!!

    mariharol

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mariharol,
      Ya veo que tu mujer te cuida bien!
      Muchas gracias por visitame y comentar. Que sean mas... jejeje :P

      Saludos,

      Eliminar

Hey! Muchas gracias por dejarme tus pensamientos
Eres genial! :D