28 de septiembre de 2011

CODILLO A LA ALEMANA




Como es nuestra costumbre habíamos preparado el viaje con semanas de antelación.  Localizado el hostal, mapas, calles, lugares cercanos y sitios fuera de las rutas turísticas.  Un chollo de viaje buscado con lupa, estudiado a fondo con Street View y sendos libros de viajeros.  Llenos de ilusión compartíamos nuestro plan con los amigos,  -Frankfurt? Buaaah pero si Frankfurt es la ciudad mas fea de Alemania!!!!  y estaréis 5 días? decían con cara de asco o de pena, dependiendo la personalidad y el grado de mala leche de cada uno.

Tres semanas anteriores al viaje solo recibimos desánimos y pésames.   Menos mal que somos muy cabezones y continuamos con nuestro plan mas o menos (mas bien menos) con la misma ilusión...  Nos acompañó el buen tiempo y el viaje resultó ser un descubrimiento.  Quedamos prendados de las verdes y apacibles aguas del Main, de la extraña mezcla arquitectónica de la ciudad, la multiculturalidad en sus barrios, la periferia, el centro, la estación de trenes y los sandwich de pescado fresco que nunca probé, los bares, heladerías, las largas y charradas comidas con jarras de sidra en el Bagner,  largas caminatas, veladores, jarras de cerveza... 
Cinco días nos supieron a poco, planeamos volver a vivir una primavera o un otoño completo...  Aunque nuestros amigos alemanes sigan pensando que estamos locos por insistir en el encanto de Frankfurt am Main



Codillo de Cerdo a la Alemana





Ingredientes para 4,
2 codillos de cerdo ahumado (también puede ser en salmuera)
2 zanahorias
2 papas
2 cebollas grandes
1 rama de apio
1 hoja de laurel
4 clavos dulces
1 cabeza de ajos
Pimienta molida


Cómo hacerlo,
Muy sencillo, pelamos las zanahorias y papas, quitamos la piel de la cebolla y le pinchamos los clavos dulces (si usas codillo en salmuera debes lavarlos para quitarles el exceso de sal, como usé ahumados este paso no es necesario)  Ponemos el codillo, zanahorias, papas, apio y cebollas enteras junto con los codillos en una olla de presión (o express) con agua hasta cubrir.  Ponemos el laurel y la cabeza de ajos, tapamos y dejamos unos 45 minutos.   Ojo, no hay que ponerle sal!  Pasado el tiempo debe estar muy blandito (deja cocer mas tiempo si es necesario)
Separamos la carne y las hortalizas del caldo.  Servimos según la tradición alemana, haciendo puré con las papas y acompañamos con chukrut (Choucroutte), que en otra ocasión lo presentaré :-D
Curiosamente este plato no resulta nada grasoso y no sienta pesado incluso a los estómagos mas sensibles :-D
El caldo restante, riquísimo en sabor, lo guardamos para futuras preparaciones de sopas, caldos, arroces...
Espero les guste...
Gutten Appetit.- 



Con esta receta participo en el primer concurso de recetas organizado por EL PUCHERETE DE MARI: “Un recuerdo, una Receta"
















10 comentarios:

  1. No has pensado que igual tu propia cabezoneria te hizo ver los encantos de Frankfur? solo por llevar la contraria a tus amigos....... digo yo!!
    De todas formas el codillo te ha quedado con muy buena pinta....
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. El codillo te ha quedado francamente favorecido, ¡qué buena pinta! y a mi me encanta. Además, me has traído recuerdos, no conozco Frankfur, pero sí Berlín y para mi fue una sorpresa muy, muy grata. Eso sí, te diré que el mejor codillo me lo comí en Praga, pero esa es otra historia...
    Un beso preotoñal y madrileño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DE ACUERDO CONTIGO ES MUCHO MAS RICO EL CODILLO EN PRAGA QUE EN BERLIN.

      Eliminar
  3. Que bonito relato y que hermoso viaje, la verdad es que después de leerte he sentido unas ganas enormes de viajar a Frankfur.
    El codillo desde luego tiene un aspecto fantastico.
    Muchas gracias por tu participación, me ha encantado tu receta y tus recuerdos
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  4. Que bonito relato y que hermoso viaje, la verdad es que después de leerte he sentido unas ganas enormes de viajar a Frankfur.
    El codillo desde luego tiene un aspecto fantastico.
    Muchas gracias por tu participación, me ha encantado tu receta y tus recuerdos
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  5. Luce genial! Se parece mucho a la patica de cerdo ahumada (es lo mismo?) La zanahoria luce casi tan apetitosa como el codillo mismo!

    Siempre disfruto tus articulos. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Me encanta esta patica(?)ahumada, tiene un aspecto fenomenal! y si deces que no es grasosa pues a prepararlo voy....!

    Sobre tu viaje a Frankfur, me pareciò una historia entrañable que me gustarà saborear por mi misma, si algun dia tengo la posibilidad!

    Elvira

    ResponderEliminar
  7. vicky
    Ya podría ser, los maños tenemos fama de cabezones.... jajajaja Aunque no menos cierto es que Frankfurt es preciosa esté todo a favor o en contra. Besitos

    Capitán Rábano
    Que ilusión que mi relato te trajera buenos recuerdos! En Praga me tomé las mejores cervezas de toda mi vida, aunque eso también es otra historia, jajaja
    Besos

    El pucherete de MARI
    Gracias a ti por el concurso con una idea tan bonita y lógica. Al leer las bases del concurso en tu blog, pensaba en Proust!
    Besito,

    ResponderEliminar
  8. Arturo Féliz
    No es lo mismo, aunque pertenecen a la misma extremidad, jeje. El codillo viene siendo la rodilla del cerdo. Por si te animas, siempre lo encuentro en Carrefour, y si lo haces, ven a contármelo por favor
    Un abrazo

    Elvira
    No sé si hay patica ahumada, por lo menos nunca la he visto. Supongo que también se puede hacer con patica, aunque imagino que tendrá mas gelatina y melosidad, innecesarios en este plato.
    Ojalá se den tus planes de viaje!
    Besazo

    ResponderEliminar
  9. Riquisimo me da por hacerlo poco!!! pero el lunes lo compro, un besooo

    ResponderEliminar

No te vayas sin comentar... lo que sea!!!! jajaja XD
;P